Home Page
Anthology of Louisiana Literature

Carlos III
Real Cedula de Su Majestad,
En que erigen por ahora
Las Provincias
de la Luysiana, Panzacola, MovÍla, y demás que poseían los Yngleses con el nombre de Florída Occidental, en Govierno, y Capitanía General independiente
Y nombra por su primer governador,
Y Capitan General
Al Teniente General de los reales exercitos
Don Bernardo de Galvez.

Notes to next group:

Sections 1 and 4 still need work, most obvious problems have been fixed. We aimed to have it separated by paragraph rather than page (as scanned), but not all sections have that completed. Page markers are still present as comments to make any future translation easier. Proofread and correct special characters. Bibliography still needs to be completed.

picture0

picture1

EL REY.

DON BERNARDO DE CALVEZ, Cavallero Pensionado de mi Real y Distinguida Orden de CARLOS TERCERO, Teniente Geríeral de mis Reales Exercitos, Comandante General del de Operacion que se halla en la Havana, Governador y Comandante General en Gefedelas Provincias de laLuysiana, Panzacola, Movila, y demás que poseían los Ingleses con el nombre de Florida Occidental. Sabed: Que por las relaciones de vuestro distinguido merito, y señalados servicios estoy bien enterado, que á exemplo de vuestros mayores elegisteis de muy Joven la profesion de las Armas, y que haviendo hecho la Guerra de Portugal, de Voluntario, y con el grado de Teniente de Infanteria, en mil setecientos sesenta, y dos, os destiné despues al Reyno de la Nueva-España, donde de Capitan del Regimiento fixo de Infanteria de la Corona, y Comandante de las Provincias inter &nas, y fronterizas de aquel Imperio, sostuvisteis el honor de mis Reales Armas, escarmentando muchas veces los feroces Indios Apaches, á costa de vuestra Sangre, por haver sido herido en varios reencuentros, y muy de peligro en alguno de ellos.

Restituido á España de mi Orden en mil setecientos setenta y dos, os hallasteis de Capitan del Regimiento de Infanteria de Sevilla en el desembarco funcion de la Playa de Argel en mil setecientos setenta y cinco, y sin embargo de haveros herido gravemente, no os retirasteis hasta executarlo con la Compañia de Cazadores de vuestro cargo, por lo que os concedî el grado de Teniente Coronel, y os mandê bolver â la Escuela Militar de Avila, donde acreditasteis la aplicacion, y talentos de que me tenian informado vuestros respetivos Gefes.

Por convenir á mi Servicio proveer de defensa, y fomentar la Población, y Comercio de la Provincia déla Luysiana, y tener en aquel importante punto Persona de mi entera, confianza, os conferí en mil setecientos setenta y seis el Empleo de Coronel de su Regimiento fixo, y os encargué immediatamente su Govierno interino, en cuyos Empleos, y otras Comisiones de mi Servicio, como en algunos delicados acaecímientos con los Ingleses sobre el Rio, y sus' respectivas riveras, procedisteis con la mayor justificación, prudencia, a&ividad, y decoro correspondiente á mi Real Nombre, y Soberanía, por lo que en mil setecientos setenta y nueve, os concedí el grado de Brigadier. I Precisado Yo por los justos, y relevantes motivos que constan á toda la Europa á declarar la Guerra al Rey de la Gran-Bretaña, recivisteis mis Ordenes, é instrucciones relativas al rompimiento,con el Titulo de la propriedad del Govierno de la Luysiana en fines de Julio de mil setecientos setenta y nueve; y aunque por la situacion, y debil Estado de fuerza de dicha Provincia opinaron unanimamente todos los Oficiales

ciales que convocasteis á consejo, que debía reducirse el Plan á una-mera defensiva, hasta que se reciviesen refuerzos de la Havana, tomasteis sobre vos solo la héroyca resolucion de atacar los Ingleses en sus proprios puestos, y fortificaciones. Sin embargo de que en estas circunstancias sobrevino el diez y ocho de Agosto unfurioso uracán, que sumergió quasi todas las Embarcaciones, que teníais en el Rio con los preparativos para la campaña , arruinó muchas Casas de la Nueva-Orleans, y destruyó todo el campo de sus cercani3as, supisteis mantener en tan % to vigor la Tropa, y Vecindario de aquella Capital, que en lugar de desanimarse se esforzaron mas con las desgracias, y se ofrecieron á la empresa, que les preparabais. |J Habiendo pues sacado algunos Barcos , y Arti $ # Hería del fondo del Rio, y juntado hasta setecien y % tos hombres de Tropa Veterana, Reclutas, y Milicias ^ k de todos colores, os pusisteis en marcha en veinte y |¡ f siete de Agosto sin Tiendas, Equipages, Ingenieros , É * ni mas que un Oficial de Artillería enfermo, que f r % conducía por el Rio la que pudisteis aprestar, y des ?f jf pues de una penosa, y precipitada marcha con dicha |¡ ? gente , y algunos Indios, y otras Castas que se os |j 4 agregaron llegasteis al Fuerte de Manchak , y el sie j te de Septiembre lo tomasteis por sorpresa, y asalto & sin desgracia alguna, quedando su Guarnición pri í sionera de Guerra. j No obstante haverse reducido vuestra gente á quasi * K la mitad por el cansancio, y algunas enfermedades, % f marchasteis el dia trece contra el Fuerte de Baton f

f Róuge^ donde se havían reunido i y fortificado las I I Tropas inglesas, y haviendolo reconocido hallasteis I | que por su ventajosa situación, anchura, y profundidad I | de sus fosos^ alto, y escarpado de sus murallas /estar I í guarnecidocon trece cañones, y defendido por qui I I ñíentos hombres, sería, sino imposible, muy costoso to f | ñlarló por asaltó; y con este conocimiento dispusisteis f | formar trinchera > y establecer batería \ que éxecutas | | teis felizmente, distrayendo el füegódel enemigo al S I parage de ürí falso ataque que figurasteis. | | Con efe&o el día veinte y uno rompió el fuego T * vuestra batería, y a las tres horas y media havía des I I manteládó el Fuerte, de modo que tocó llamada, y pi í % dio Capitulación, que concedisteis con calidad de que $ I áñf ía Tropa prisionera de Guerra, y que se entrega f | se el Fuerte de Panmure de Natches, que estaba bien f | guarnecido > y en situación dominante; lo que asi | ife se executó, t | Al mismo tiempo por vuestras ordenes, y acerta X T das disposiciones se tomaron los puestos de Tompson, f I y Amith, con los demás establecimientos que tenían los f 1 Ingleses en laRívera oriental del Misisipí, y se les apre f $ hendieron sobre sus aguas ocho embarcaciones que $ I iban de Panzacola al socorro de los expresados Fuertes, f |

Esta empresa, y sus respectivas operaciones fueron tan bien dirigidas, y su exîto tan felíz, que sin tener mas de un hombre herido en la Tropa de vuestro mando, hicisteis rendir las Armas á mil Ingleses, y pusisteis en mi dominacion quatrocientas y treinta leguas de pingües, y fertilisimas tierras, pobladas de Estancias, y de diversas Naciones de Indios comerciantes en Peletería, desviando por este medio el ingreso de mis enemigos á las Provincias interiores de Nueva-España, por cuyo singular servicio os hice Mariscal de Campo de mis Exercitos.

Ansioso vuestro zelo de continüar las operaciones Militares segun mis ordenes, emprendisteis la conquista de la Movila, y os embarcasteis con mil y doscientos hombres compuestos de tropa veterana, Milicias, gente de color, auxiliares, y sirvientes; y el catorce de Enero de mil setecientos ochenta disteis la vela del Misisipí con catorce embarcaciones de distintos portes; pero desde el dia veinte y siete del mismo mes fuè el Convoy tan terriblemente contrastado por los elementos, que à costa de muchas fatigas y desvelos llego á la Ria de la Movila, en cuya barra naufragaron la Fragata Comandante, y el Bergantín que montabais, con otros quatro buques.

A este desgraciado suceso sobrevíno una tempestad tan fuerte, que solo pudo salvarse la gente, y hasta elnumero de ochocientos hombres salieron quasi desnudos á la Playa de una Isla desierta, en que os hallasteis sin viveres, municiones, ni otros recursos que los quesugerí vuestro valor, y la constancia de la Tropa, pues en tan criticas circunstancias deliberasteis ir al asalto del Castillo de la Movila, formando escalas con los fragmentos de las naves naufragadas, y lo huvierais executado, si un socorro de viveres, y gente que en aquella ocasion llegó de la Havana en quatro pequeños buques de mi Real Armada, no os huviese puesto en estado de disponer el reembarco de la gente, con la que no obstante la continuacion del Temporal llegasteis delante de la Movila el dia veinte y quatro de Febrero, y tomando las mas exâctas medidas para efectuar el Sitio formasteis Trinchéra, establecisteis Baterías, y á pesar de los continuos, y bien servidos fuegos del enemigo, y su esforzada resistencia á vista del socorro de mil y cien hombres, que á este efecto havía sacado de Panzacola el General Juan Campbell, abristeis brecha, y estrechasteis de modoá los sitiados, que el catorce de Marzo rindieron la Plaza por Capitulacion, quedando prisioneros de Guerra trescientos y siete hombres á presencia de dicho General Inglés, que se retiró precipitadamente con perdida de un Capitan, y diez y seis Dragones que le tomasteis prisioneros, y con el despecho de haverse reducido su operacion á ser testigo oculár de vuestra perícia militar, y del valór de mis Tropas, que conduxeron á brazo la Artillería, y todo lo demàs necesario para el Sitio.

Concluida esta felíz conquista pensasteis desde luego en la de Panzacola con arreglo á mis ordenes; pero no pudisteis emprenderla por entonces á causa de haverse retardado los refuerzos de Tropas, y auxîlios maritimos que debían embiaros de la Havana, y salieron en estacion tan abanzada que por los temporales, y dictamen de los Gefes de Mar fué preciso desistir en aquella ocasion, y retirar los Buques á dicho Puerto.

Con este motivo, y para esforzaren la Havana correspondiente apresto de todo lo necesario á tan importante empresa, os embarcasteis en un pequeño Bergantín, y fuisteis en persona á promover la Expedición , con la que venciendo á esfuerzos de vuestra actividad, zelo, y amor á mi Real Servicio muchas dificultades, salisteis por fin el diez y seis de Octubre de mil setecientos ochenta con las Tropas, que se os pudieron facilitar en una Esquadra y Comboy para atacar á Panzacola; pero al dia siguiente sobrevino un uracán de los mas terribles que se han experimentado en el Seno Mexicano, cuya duracion fué de ochenta horas, y dispersó, maltrató, é hizo correr á todos los Buques de la Esquadra y Comboy, de que zozobraron algunos, desarbolaron otros, y se refugiaron donde pudo cada uno.

Haviendoos mantenido, sin embargo de este fracaso, un mes en la Mar con la solicitud de llegar al punto de reúnion, tuvisteis precision de bolver á la Havana en la misma Fragata que os conducía, con otra de mi Esquadra, y dos Inglesas que apresaron.

Aunque aquel desgraciado suceso havía dispersado el Comboy dívidiendo la Tropa que desembarcò en varios parages, y se aumentaban las dificultades en la Havana, esforzasteis vuestro ardiente zelo, y con motivo de poner á cubierto vuestra Provincia, y lo conquistado contra las operaciones de los Ingleses, que havian intentado varias veces recuperar lo perdido, y atacádo las abanzadas de la Movila en distintas ocasiones que fuéron rechazados, pudisteis conseguir que os diesen mil trescientos y quince hombres, con un Navío, dos Fragatas, y otras Embarcaciones de Guerra, y transporte.

El veinte y ocho de Febrero del presente año salisteis con estas fuerzas del Puerto de la Havana, y dirigiendoos en derechura á la Isla de Santa Rosa, desembarcasteis el primero al frente de las Tropas la noche del nueve de Marzo, y al siguiente dia os apoderasteis de diez Ingléses, algunos cañones desmontàdos, y de todala Isla, haciendo retirar con una Batería, que formasteis, dos Fragatas de Guerra Britanicas, que desde lo interior de la Bahía hacian fuego sobre las Tropas.

Campadas estas en dicha Isla para esperar las que, segun vuestras ordenes preventivas, debian venir à aquel punto de la Nueva-Orleans, y la Movila; tornasteis las providencias, y precauciones correspondientes para asegurar el Campamento, Esquadra y Comboy; y haviendo resuelto que se forzase la entrada del Puerto, se puso en execucion el dia once por la tarde; pero no se efectuó á causa de haver tocado en la Barra de la entrada el Navio Comandante que iba á la Vanguardia, por lo que virò y bolvio con todos los demàs Buques al fondeadero de donde se havian levado.

Dispusisteis se repitiese al dia siguiente dicha operacion; pero haviendose exâminado, y desidido unanimemente por el Comandante, y Oficiales de Marina ser impracticable la empresa á causa de lo tortuoso del Canal, la mucha corriente de las aguas, la falta de practicos seguros, y los fuegos del Castillo de las Barrancas coloradas que enfilaban , y batìan por Popa y Proa qualquiera embarcacion que arriesgase á entrar, se desístiò del intento: y teniendo vos á la vista por una parte la triste situacion en que quearìais con la Tropa desembarcada, y la que debía venir por Tierra, y Mar de la Movila, y la Nueva-Orleans, sí un golpe de los vientos comunes en aquella Costa brava precisase la Esquadra, y Comboy à levar anclas, y por otra lo perjudicial é indecoroso que sería à mis Reales Armas desistír de la empresa, que os havía confiado , procurasteis por todos los medios, que os dictaron la prudencia, y politica reducir al Comandante de los Buques de Guerra, que los menores reiterásen la tentativa de entrar en el Puerto; pero no pudisteis conseguirlo.

En este conflicto os resolvisteis á una accion tan arriesgada como precisa, heroyca, y laudable en aquella situacion, qual fuè la de entraros solo en el Puerto; y reservando de todos vuestra determinacion, os embarcasteis sin Oficial domestico, ni criado alguno á las dos de la tarde del dia diez y ocho del mismo Marzo en el Vergantin Galvestown, y haciendoos saludar, y arbolar la insignia de vuestro grado, mandasteis que largase vela, y marease por el Canál para el Puerto; y asi lo executò sufriendo el fuego continuo del expresado Castillo de las Barrancas, que no hizo daño á dicho Buque, ni á los de una Lancha cañonera, y una Galeota que os siguieron á alguna distancia.

De esta conformidad, y à la vista del Exercito, Ésquadra, Comboy, y de los Enemigos, forzasteis la entrada del Canàl, y llegasteis à fondear dentro de la Bahìa de Panzacola á distancia en que no podía; ofenderos el enemigo, y saltando en tierra por la parte interior de dicha Isla, os recibiò la Tropa de vuestro mando con el aplauso à que erais acreedor; y con este heroyco exemplo se resolviò al dia siguiente diez y nueve la entrada delos Buques de Guerra y Comboy, y se efectuò sin desgracia alguna, no obstante el vivo fuego del Castillo enemigo, excepto el Navío Comandante que quedó fuera, y se retirò despues à la Isla de Cuba; pero interin entraban todas las Embarcaciones anduvisteis en una Falúa sobre el Canàl para dirigir, auxîliar a las que lo necesitaban.

Luego que llegaron las Tropas, Artillería Municlones, y demas pertrèchos que segun vuestras oportúnas ordenes se debían remitir de la Movila, y Nueva-Orleansns, os trasladasteis con todo el Exercitoa a Tierra firme, y disteis las providencias convenientes para el atáque de las diferentes Fortificaciones que defendíian los Ingléses con mil y ochocientos hombres de Tropa reglada, muchos Voluntarios Negros, y una multidud de Indios feroces, que se encrubìan los Bosques de la Camapaña, y auxî de la Caballería enemiga, y su Tropa ligèra, os incomodaban, y resistían vigorosamente el acceso a la Plaza.

Para evitár en lo posible la perdida de gente, y mantener à esta en la debída actividad mudasteis repetidamente de situacion, y Campamento, y con vuestro exemplo conduxo la Tropa á fuerza de brazos la Artillería, Municiones, Pertrechos, Viveres, y demàs necesario para las operaciones, y subsistencia del Exercito; y haviendo resuelto atacàr con preferencia el Fuerte abanzado de la media Luna, principiasteis los trabajos, y à este tiempo llegò oportùna, y casualmente un refuerzo de Tierra, y Mar con la Esquadra convinada de la Havana, que havia salido á buscar la Inglésa, y cubrir el Sitio en caso que ésta viniese al socorro como se havìa creìdo.

Estrechando entonces los trabajos, y abierta la trinchéra batisteis con el mayor vigòr los fuertes enemigos, y estos correspondieron igualmente por su parte, é hicieron varias salidas, y atáques á vuestros puestos, y algunos de la misma trinchèra sostuvieron con valór las Tropas, y fueron rechazados con escarmiento los Inglèses.

Quando en el dia ocho de Mayo teniais resuelto atacar á viva fuerza el Fuerte de la media Luna, dispúso la previdencia que una Granada tirada de vuestras baterías incendiase el Almac&eeacute;n de polvora de aquella Fortaleza y que á la explosion volase una parte de ella con ciento y cinco Ingléses que la guarnecían, y aprovechandoos de este fracaso, hicisteis ocupar aquel puesto, y condueir a el algunos cañones, y obuses con tanta presteza que quando los enem;igrave;gos intentaron hacerlo por sí, se hallaron sorprendidos con el fuego de vuestra Artillerìa, y Fulsileria.

A vista de este suceso consideraron los Generales Ingléses no serles posible continüar la defensa á causa que desde la Fortaleza volada se dominaba, y batía de punta en blanco el Fuerte Jorge, se resolvieron à perdir dir Capitulacion, poniendo á este efecto la Vandera correspondiente a las quatro de la tarde en el mismo Fuerte Jorge, y acordando los Articulos que tuvisteis por convenientes, se efectup en la mañana del dia diez la entréga de las Fortalézas (en que havía ciento y cinqüenta y tres piezas de Artillerìa montadas) Armas, y demás efectos, quedando prisionera de Guerra toda la Guarnicon hasta el numero de mil y quatrocientos hombres con sus respectivos Oficiales y entre ellos el Mariscal de Campo Juan Campbell Comandante en Gefe de las Tropas, y el Vice-Almirante Pedro Chester, Governador y Capitan General de la Provincia.

En los sesenta y un dias que corrieron desde el desembarco hasta la'rendicion de Panzacola, y fuuron tantos de fuego, ò mutuas hostilidades, procedisteis con la mayor prudencia, vigilancia, y humanidad, segun lo exîgian casos, y circunstancias, sin perdonar trabajo, fatiga, ni riesgo à que concurriais regularmente el primero, y recivisteis dos herîdas de consideracion en el vientre, y la mano izquierda el dia doce de Abril, que consternaron vuestro Exercito; pero no os impidieron de dirigir las operaciones del Sítio: y poniendoos desde su principio de acuerdo con el Governador Inglès preservasteis de toda hostilidad, y daño la poblacion, y vecinos de Panzacola; por lo que aquellos habitantes han representado á el Rey Britanico, haciendo honór, y justicia á vuestra humanidad, y bizarría.

Por esta gloriosa Conquísta, y las anteriores que me haveis hecho, se ha verificado el importante, y deseado objeto de arrojar los Ingléses de todo el Seno Mexicano, donde tanto han perjudicado á mis Vasallos, y Reales intereses, así en tiempo de Paz como de Guerra; y haviendo tenido por vuestros avisos la noticia de tan plausible suceso, os concedí immediatamente el grado de Teniente General de mis Exercitos: y con presencia de que el gran Puerto de Panzacola se denominó en so descubrimiento Bahia de Santa Maria; que, despues tuvo el additamento de Galve en obsequio del Conde de este Titulo, por haverse reconocido, y poblado en el tiempo que era Virrey de Nueva España; y que es justo os quede una señal honrosa, y perpetua en aquel parage; hé resuelto que desde ahora, y para siempre se nombre Babia de Santa Maria de Glavez en honór, y floria, de la Virgen Santisima, y memoria vuestra como su Conquistadòr: Que el Castillo de las Barrancas Coloradas, llamadas antes de Santo Thomè, se nombre de San Carlos por haverse construido en tiempo del Señor D. Carlos Segundo, y verificado su recuperacion en mi feliz Reynado: Que el Fuerte Jorge se denomíne en lo venidero de San Miguél á causa de haverse rendido en el dia de la Aparicion de este Santo Archângel General del Dios de los Exercitos: y que para perpetuar en vuestra posteridad la memoria de la heroyca accion, con que forzasteis solo la entrada de dicha Bahía, pongais por timbre en el Escúdo de vuestras Armas el Bergantin Galvestown con el mote: YO SOLO; y succesores.

Así mismo hé resuelto erigir en Govierno, y Capitanía General independiente de la Isla de Cuba, y demás de las Indias, las Provincias de la Luysiana, Panzacola, Movila, Apalache, y demás que poseían los ínglésesconelapelativo de Florida Occidental, y nombraros, como con efefto os nombro por primer Gover-nador, y Capitán General independiente de ellas, con el sueldo por ahora, é Ínterin duren las urgencias de la presente Guerra, de diez mil pesos al año, que se os pagarán de mis Reales Caxas, y Tesorerías por este Empleo, el que es mi voluntad que retengáis, y sirváis por los Tenientes, Cabos, y sugetos que sean de vuestra satisfacción, y nombréis á vuestro arbitrio, removiéndoles, y remplazandoles sin consulta, Ínterin que estéis ausente, y empleado en las importantísimas Comisiones que os tengo confiadas del mando de mi Exer- D, cito

cito de operacion, y á fin de que se os reconozca, y obedezca en las Provincias de vuestro Govierno 5 . y % mando, remitiréis copias autorizadas de esta Real Ce dula para que se cumpla en todas sus partes, y se pu-+ bJiquen con la solemnidad de estilo, en los lugares, y parages convenientes. ?ltimamente declaro, que la relación hecha en esta Real Cédula de vuestros señalados servicios y premios que haveis sabido merecer, la hé man-á dado extender por honor, memoria, y satisfacción de vuestra persona, y circunstancias, y que ten- I gaís en vuestra Ilustre Casa, y Familia este documentó, que os franquea mi Real gratitud para calificacion de vuestro relevante mérito, y que consten siempre las justas causas porque os hé distin $ f Y mando a todos mis Consejos, Chajicillerías, W & Audiencias, Tribunales , y Justicias, Viriles, Capita A 1 nes Generales, Governadores, Intendentes, y demás Gefes Politicos, y Militares de mis Dominios, espe í f cialmente á los de las Indias, y Provincias de la Luysiana, Panzacola , Movila, Apalache, y demás de % jp la Florida, que luego que vean esta Real Cedula, ósu copia autorizada la obedezcan, cumplan, y executen en É todas sus partes, baxo la pena de incurrir en mi Real Desagrado. Dada en San Lorenzo el Real, firmada de mi Real Mano, sellada con mi Sello secreto, y refrendada de mi infrascrito Secretario de Estado, y del Despacho Universal de las Indias en doce de Noviembre de mil setecientos ochenta y uno zz % TO EL REY - de Galvez - V. M. erige por

por ahora las Provincias de la Luysiana, Panzacola, Movila y demás que poseîan los Ingléses con el nombre de Florida Occidental en Govierno, y Capitanía General independiente, y nombra por su primer Governador, y Capitán General al Teniente General de sus Reales Exercitos D. Bernardo de Gal-vez.nEo cuyo debido obsequio se dá á la Estampa en la Imprenta de la Curia Episcopal de la Ciudad de la Havana á quatro de Marzo de mil setecientos ochenta y dos. ~Y se reimprime á expensas de un amigo en Santa Fe de Bogotá á quince de Julio del mismo ano

Group 1. Spring 2017

  • Breanna Cooper,
  • Hunter Humble,
  • Christian McVay,
  • Matthew Macias,


Group 6. Summer 2017

  • Breanna Cooper
  • Tyler Fincher
  • Wayne Haire


Cable, George Washington. "Posson Jone'" and P?re Rapha?l: With a New Word Setting Forth How and Why the Two Tales Are One. Illus. Stanley M. Arthurs. New York: Charles Scribner's Sons, 1909. Google Books. Web. 27 Feb. 2012. <http://books. google.com/books?id=bzhLAAAAIAAJ>.

Home Page
Anthology of Louisiana Literature